“La impotencia es uno de los peores sentimientos. No me despego de mi computadora ni mi celular porque no dejo de desesperadamente buscar maneras que yo pueda ayudar estando tan lejos.”

anónimo

23 años Boston, 2016)

Los desastres naturales llegan de manera inesperada, te obligan a parar, a interrumpir tus actividades de la vida cotidiana, aquellas cosas que realizas día a día sin imaginarte que todo tu mundo físico esta en las manos de algo que no se puede controlar, y a lo que no sabes cómo reaccionarás hasta no estar en esa situación.

El día sábado por la noche se dio uno de los terremotos más fuertes que ha sufrido mi país, Ecuador (7,8 en la escala de Ritcher, según el Instituto Geofísico del Ecuador, 2016) con más de 400 réplicas, más de 4000 heridos, casi 600 muertos y gente desaparecida (Fiscalía General del Estado, 2016).

Las fotos, las noticias, la falta de comunicación alarma no solo a los que sufrieron el desastre natural sino también a los que estamos lejos sintiéndonos impotentes al no poder  ayudar.

Estar lejos cuando pasa algo así en tu País es sentir que hay un abismo de distancia, un hueco en tu corazón e impotencia en tus manos.”

anónimo

27 años, Madrid 2016

Así que, esta es la manera que encontré para solidarizarme con los familiares de las personas que fallecieron, con la que digo que mis pensamientos están con la gente que aún busca a sus seres queridos entre los escombros y  con aquellos que, valientemente dejaron su vida en las ciudades grandes para unirse de voluntarios. Es también mi forma de agradecer a la ayuda y cooperación Internacional que ha recibido el país, y sobre todo quiero compartir mi sentimiento de esperanza al ver a la humanidad movilizada por este tipo de situaciones que se salen de nuestras manos. Estos sentimientos son compartidos como se puede ver, por los Ecuatorianos en todo el mundo.

“Yo trabajé muchos años con comunidades afectadas en Esmeraldas y Manabí… Santa Rosa, Canchimalero, El Porvenir, EL Bajito, Tigrillo, me traen tan hermosos recuerdos…. El levantarse con una noticia así es desgarrador…. La impotencia me ha generado una ansiedad bárbara, pero me ha hecho comprender que el mundo globalizado en el que vivimos no es un limitante para ayudar desde lejos. Se puede hacer mucho desde acá.

He conseguido que mucha gente done dinero a través de páginas especializadas. Después de tantos meses fuera, uno hace su hogar fuera del Ecuador. Sin embargo, con este tipo de cosas uno se da cuenta que el hogar formado en Ecuador es irremplazable. Cada foto, link, post y noticia en redes sociales se la siente en el alma.”

anónimo

26 años Londres, 2016

Estas reacciones son normales frente al suceso anormal que interrumpe los días, marcando un antes y un después en la historia de los involucrados. Esto se evidencia en la definición misma de crisis, que es un estado de desorganización mental causado por un evento que sobrepasa las capacidades de afrontamiento de los involucrados (Correa, Valls y Vío, s.f.).

Si bien no se encuentra documentación que explique el proceso,  y el trato con estos involucrados indirectos en situaciones de desastre natural se puede adaptar la información y contrastar con vivencias de gente que han querido usar este medio como mecanismo de expresión.

La Organización Panamericana de la Salud (2007) identifica algunas reacciones:

  • Miedo.
  • Impotencia.
  • Tristeza.
  • Vacío.
  • Dificultad de concentración.
  • Cambio de ánimo sin motivo aparente (irritabilidad, impulsividad).
  • Pensamiento recurrente sobre el evento.
  • Dificultad para conciliar el sueño, y/o para mantenerlo.

 

El Centro de Estudios y Promoción del Buen Trato de la Universidad Católica de Chile, despues del terremoto del 2010 desarrolló un material para responder a una crisis, en él recalca que las emociones y sentimientos necesitan ser vividas por un tiempo, hasta aceptar la nueva condición.

“Siento un vacío, estar sentada con comodidades y no poder ayudar me da pena. No puedo dormir, pensando en mi familia. Quisiera estar allí pero a la vez no. Con cada mensaje que llega te sientes nerviosa porque piensas que algo más pasó.”

anónimo

22 años Madrid, 2016

En este proceso es muy importante el apoyo de los demás, unirse a quienes están pasando por lo mismo, comentar sobre el tema, recibir consuelo y comentar lo ocurrido ayuda a procesar la información. Con el tiempo se recupera la seguridad, la confianza y la esperanza. La vida debe continuar con la integración  del evento como parte de la misma.

Sabrina Duque, periodista Ecuatoriana  residente en Portugal explica en su artículo La tragedia a Distancia, la mezcla de sentimientos que vivió al enterarse de la catástrofe y agradece el desarrollo tecnológico:

“Hoy, después de hablar con mi mamá, sentí muchas ganas de abrazar a Mark Zuckerberg: la mayoría de mis amigos  había confirmado ya en Facebook que estaban bien”.

Sabrina

Periodista Ecuatoriana

Así mismo la organización en desastres Parar, Pensar, Actuar reconoce las ventajas del uso de las redes sociales en estos casos, ya que representan una manera rápida de comunicación con el medio afectado, de encontrar apoyo en personas que estén viviendo una situación similiar, además da una sensación de poder ayudar en algo, así sea compartiendo  publicaciones que puedan formar parte de las labores de rescate.

En este caso las redes sociales han servido para organizar a la gente en grupos de voluntariados, en donaciones, en ideas de cómo seguir con el proceso de ayuda una vez pasada la etapa crítica. Otras redes como Spotify han sacado una lista de reproducción fuerza ecuador, se han creado base de datos para gestionar la ayuda y la búsqueda de desaparecidos. Para los que estamos lejos el seguir las fotos, compartir los planes de ayuda, ver las imágenes de la gente rescatada, del Cóndor abrazando el mapa del Ecuador, de corazones que laten y manos que se suman a la obra,  da esperanza da orgullo de ser Ecuatorianos y fé en la humanidad.

“Siento que soy espectadora tratando de intervenir de alguna manera positiva en un evento catastrófico que une a la gente y la motiva a estar unida y solidaria”

anónimo

34 años, Bogotá

Marco Jácome, psicólogo Ecuatoriano explica en su entrevista a “El Comercio” el día 20 de abril, que los hechos como este enfrentan de manera directa e inesperada con la muerte, provocando un acto de consciencia ante lo verdaderamente importante en la vida y sensibilizando a la sociedad. Esto causa principalmente en los jóvenes un aumento en la solidaridad; como lo que se ve en estas citas, son ellos tanto dentro como fuera del país los que organizan colectas, campañas, voluntariados y donaciones para ayudar al Ecuador. Sin embargo, el reto está en mantener esta actitud de solidaridad durante por lo menos seis meses, el psicólogo explica: “Los ecuatorianos debemos mantener la perspectiva de la realidad y no acostumbrarnos a ver el dolor ajeno”.

“Para mí ha sido realmente triste ver como la madre tierra se ha llevado una parte linda de nuestro Ecuador. Es muy doloroso darse cuenta que no podemos estar ahí, pero cualquier apoyo ayuda.”

anónimo

25 años, Carolina del Norte

He tratado de aportar en algo a la experiencia de vivir una catástrofe natural lejos de tu país, solo puedo terminar recordando que el levantar el país demorará y que el granito de arena que puedas aportar así sea estando lejos, formará parte de la reconstrucción de nuestras playas y de las historias de vida de miles de Ecuatorianos.

“Siento que una parte de mí, siempre estará en Ecuador, con los míos.”

anónimo

26 años, Madrid