El autor y conferencista español, Borja Vilaseca, asegura que quien emprende el maravilloso camino de conocerse a sí mismo, demuestra ser valiente y humilde. Busca estar en paz consigo y asumir de una vez por todas, “las riendas” de su vida. Un proceso que Vilaseca sintetiza en tres etapas

Más que una meta, el autoconocimiento es un camino que jamás termina, mientras estemos respirando. La idea es ir profundizando cada día en el autoconocimiento, en un mundo que nos exige ser resilientes y estar adaptados al constante cambio. Si te sientes agobiado o perdido ante la realidad que ahora vives, ¡respira profundo!, ten calma, hay miles de personas que están experimentando lo mismo que tú. Lo importante, es que ahora, has decidido dar el paso de autoconocerte, para fluir mejor con las situaciones de tú día a día y de algún modo, sacar mayor provecho y bienestar al proceso creador de tu realidad.

En un texto titulado “El Apasionante mundo del Autoconocimiento”, Borja Vilaseca, habla de tres interesantes etapas, a abordar, una vez que hemos iniciado ese camino.

Etapa #1: Conocerse. Atreverse a entrar en la oscuridad de “nuestro hogar”, para revisar lo que hay, limpiar y poner orden. Aceptar que tenemos nuestras “sombras” o “lado oscuro”, que está representado por nuestros miedos, inseguridades, carencias, traumas, frustraciones, complejos, heridas y miserias. Comprender que todo ese lastre que hemos venido cargando por mucho tiempo, nos ha llevado a tener una imagen distorsionada de la vida.

Etapa #2: Desarrollarse. Luego de conocer nuestras sombras, llega el momento de “sacar a la luz”, también, nuestras fortalezas, toda esa serie de cualidades, virtudes, destrezas, talentos y habilidades innatas y todo aquello que somos capaces. Reconectar con nuestro inmenso potencial personal.

Reconocer todo lo que somos, nos permite dominar y gestionar de forma eficiente, nuestras emociones y pensamientos. Esta etapa, nos ayuda a detectar y superar las creencias limitantes y la visión “falsa” que teníamos de nosotros mismos. Elevamos nuestro nivel de autoestima y de autoconfianza.

Etapa #3: Liderarse. ¡Este es el momento de la reinvención! Luego que conocemos nuestros lados de luz y oscuridad, que gestionamos nuestro gran potencial para equilibrar esas dos fuerzas y ponerlas al servicio de nosotros mismos. Comenzamos a crear nuevos espacios de bienestar y riqueza personal. Pero además, emprendemos la tarea de aportar valor a la sociedad a través de nuestras actividades profesionales.

El camino del Autoconocimiento a través de sus tres etapas, nos conlleva, a cambiar nuestra percepción de la vida, a tal punto, que ahora nos sentimos enfocados en alcanzar nuestra plenitud, a la par de favorecer el bien común. Cuando estás en paz contigo mismo tu vibración contribuye a sembrar paz, en el mundo.

Escrito para Indigo por Katty Mailin García