Con gran elocuencia y astucia, el creador de “La Akademia” y de Borja Vilaseca Institute, nos cuenta como ha sido su transitar por el miedo, desde el primer momento en que nació, hasta el día en que lo miro de frente y comenzó a comprenderlo, para trascenderlo y alcanzar el éxito.

¿Te has detenido a pensar a qué le tienes miedo?, quizá al ridículo, al rechazo, a la enfermedad, a la muerte, a la soledad, miedo al cambio, al éxito, a la libertad, a la grandeza, al fracaso, a lo nuevo, a lo desconocido, miedo a lo primero que se te ocurra. Todos vivimos ante la amenaza del miedo, desde el día de nuestro nacimiento. Es un estado emocional que hemos heredado de generación en generación.

Según Borja Vilaseca, el miedo le ha acompañado en los momentos de mayor debilidad y sufrimiento. A tal punto que asegura que le tiene “miedo a tener miedo”. Durante años el miedo se convirtió en su sombra, aunque le permitió protegerse de amenazas y situaciones aparentemente peligrosas. Por eso permaneció paralizado como un “esclavo”, durante muchos años. Esto también, le hizo permanecer durante mucho tiempo en el mismo lugar y en su zona ideal de confort. Le ha impulsado a hacer lo que hace todo el mundo, para ser considerado una persona “normal” en la sociedad. El miedo le ayudó a creer que no se puede soñar, ni arriesgar “y mucho menos ser uno mismo”.

Pero el camino para derrotar el miedo no es luchar contra él, ni verlo tampoco como el gran enemigo, según Vilaseca. Tampoco conviene resignarse, pues nos vuelve “victimas” impotentes de la frustración y desilusión. La idea es TRASCENDERLO.

¿Cómo se consigue trascender el miedo?

Hay que ver al miedo como un MAESTRO. En su etapa adolescente, Borja Vilaseca, por primera vez le hizo frente al miedo. Cuando tenía 16 años, vio una película de terror que lo impacto tanto que tuvo varios días de pesadillas y no podía ni siquiera estar a oscuras en el parqueadero de su propia residencia. Luego de más de un año de aferrarse al pánico, decidió finalmente hacerle frente a ese miedo. Así que una noche entro al parqueadero y se quedó a oscuras sentado allí en el centro. Para conseguir calmarse, cerró los ojos y comenzó a hacer una serie de respiraciones profundas. Se quedó así durante 15 minutos. Allí comprendió que el miedo era solo una ilusión de su mente.

Es importante comenzar a ver el miedo, como ese maestro que te busca desafiar, para aprender a romper las cadenas del temor y la inseguridad. Según Vilaseca, el miedo te ayuda a entrenar “dos músculos”: la CONFIANZA y el CORAJE. El miedo te coloca obstáculos para que aprendas a superarlos, llenándote de valor y creyendo en ti mismo. En consecuencia, cuando aprendes esto, te vuelves un ser libre y líder de tu propia vida, de tus metas y sueños, sin seguir los patrones impuestos por la sociedad.

“El miedo siempre vuelve”, dice Borja Vilaseca, pero es importante aprender a aceptarlo y amarlo como es, pues nos impulsa a crecer y desarrollarnos como seres humanos. Esto nos permite, elevar cada vez más nuestro nivel de consciencia y superar nuestras limitaciones. Al miedo hay que “mirarle de frente, tomarle de la mano y decirle: llévame donde más temo. Una vez allí, dar un paso y seguir hacia adelante”, afirma.

“Dar siempre un paso hacia adelante, aunque no sepamos que va a suceder (después)”, pues el miedo siempre nos va a ilusionar, con que estamos al borde de un precipicio y es mejor quedarnos quietos y en resguardo, según Vilaseca. Hay que dar siempre un paso adelante y avanzar aunque se sienta miedo, eso alimentará nuestra confianza y nos llenará de coraje. Al confiar, le damos un sí a la vida para que nos provea de todo lo que haga falta.

Escrito para Indigo por Katty Mailin García